La despensa de la Piru: Bebidas vegetales

PicsArt_01-01-12.25.23

Desde que empecé en esta aventura de las intolerancias alimentarias he tenido la oportunidad de probar una gran variedad de productos. Unos me han gustado más que otros… unos no me han gustado nada de nada… y otros me han encantado, pero son tan caros que no los suelo comprar…porque como ya sabéis yo no vivo de esto…algunas veces me regalan productos…pero no es una constante…yo voy a la compra y miro el precio de las cosas como todo el mundo, pero mi capricho es probar productos nuevos… que le voy a hacer… eso también me da la libertad de hablar abiertamente de los productos que pruebo.

Vamos a empezar con las bebidas vegetales probadas hasta el momento. Voy a hacer un resumen a grandes rasgos por tipos de bebida vegetal, para que suelo usarlas, las marcas que más me gustan, etc. También desde el punto de vista práctico (si la puedo comprar en el súper de al lado de casa o tengo que hacer excursión…).

Yo no añado azucares ni edulcorantes a mis bebidas vegetales y os recomiendo que hagáis lo mismo… sobre todo con la de arroz que ya lleva bastante cantidad de azucares de forma natural. Yo aprovecho esa característica para hacerla mi bebida favorita para tomar con café sin tener que añadir ni azúcar ni edulcorante.

¡Empezamos!

Bebida vegetal de arroz:

Esta es sin duda mi preferida. Me gusta fría y caliente. Es la mejor para tomar caliente con café porque no sé corta al calentar. Además, como tiene un punto de dulzor te ahorras añadir azúcar o edulcorante al café. Por ese mismo motivo también es mi preferida para hacer flan aunque también la uso para hacer bechamel, croquetas, bizcocho, etc.

Otra de las ventajas de esta bebida vegetal es que la puedes encontrar en casi cualquier supermercado y tiene un precio bastante comedido. En cuanto a marcas puedo ir variando un poco, pero la que compro habitualmente es la YoSoy aunque, me gustan por un igual la que venden en Mercadona (Alitey) y a del Lidl. Estas tres serían las más básicas y de uso diario. Si un día voy a Carrefour me puedo comprar alguna de la marca Joya (arroz o arroz con coco…). Como algo puntual, también me gusta la bebida de arroz y vainilla de Rice Rice o Natumi y los bricks de 200 ml de arroz y coco de Provamel e IsolaBio.

Captura de pantalla 2017-12-30 a las 21.21.01

Bebida vegetal de almendra:

Tampoco puede faltar en mi despensa, aunque la utilizo un poco menos. La suelo tomar como merienda, normalmente fría porque, aunque ahora os explicaré el truco para calentarla sin que se corte, me gusta mucho más fría. También me gusta para hacer batidos de proteína y en verano con alguna fruta, para los pudding de chía y los porridges de avena. También son ideales para hacer bizcocho porque le dan un sabor rico rico.

Para calentar la bebida vegetal de almendra mi truco es calentarla en el microondas a mínima potencia entre 1 y dos minutos (voy parando hasta que está calentita). En resumen, baja temperatura más tiempo. Aunque no estoy segura de que funcione con todas las marcas…. pero si con las que os menciono más abajo.

Mis marcas preferidas son Almond Breeze (en todas sus variedades, aunque suelo consumir la Zero), Nectina 0% azúcares y Alpro sin azúcares añadidos. Hablando de las variedades de Almond Breeze, el otro día descubrí que venden una con sabor capuchino (con café) y… ¡Está deliciosa! Almond Breeze y Nectina las podéis comprar en Minfood Online y la Almond Breeze y la Alpro las encontráis en Carrefour. La Almond Breeze de Capuchino la encontré en un Dia.

Sobre las bebidas vegetales de almendra me gustaría deciros que al principio pensaba que no eran aptas, pero resulta que sí y además la mayoría de ellas aún incluso llevando azucares añadidos ¡Tiene un cómputo total de azucares mucho menor que otras bebidas vegetales! ¡Increíble pero cierto!

Captura de pantalla 2017-12-30 a las 21.21.18

 

Bebida vegetal de nuez:

Ésta no es una bebida vegetal que suela consumir habitualmente por un motivo principal que es su precio. Me parece caríiisima! Creo que es la más cara que he comprado nunca…pero aun así la sigo comprando de vez en cuando porque el sabor es espectacular.

Como más me gusta es fría y sin añadirle nada de nada. Tiene un sabor a nuez muy bueno y bonito color tostado. A mí me recuerda a una horchata (¡aunque no me gusta la horchata…jjejejje!). Otro uso que me encanta darle es en repostería. Si la usáis para hacer el bizcocho de la Piru ¡Os quedará con un sabor impresionante! Pero también la podéis usar para cocinar porque no se corta al calentar…y quedan unos flanes muy muy ricos y con un sabor diferente.

En cuanto a marcas, solo conozco la de Borges…y es la que compro de vez en cuando para darme un capricho…o mejor dicho, la que me compran mis padres para darme un capricho (les gusta mimarme y a mí que me mimen claro). La encontráis en supermercados como Carrefour, Eroski, El Corte Inglés, etc…

 

Y hasta aquí mis básicos de bebidas vegetales. Hay muchos más tipos y muchas más marcas que también estan muy buenas y que son de calidad y que me gustan…. pero me habéis pedido un resumen práctico de mis básicos y eso es lo que he intentado transmitiros con esta entrada. También he intentado pensar en aquellos productos que además sean muy fáciles de encontrar….. Por ejemplo, si estoy de vacaciones por un tiempo más o menos largo en un pueblo un poco apartado o en una ciudad diferente a la mía donde no sé donde estan las tiendas especializadas, etc… ¿Que productos compraria?Estos son aquellos productos que consumo a diario y que siempre estan en mi lista de la compra.

Croquetas (SG, SL, SH, SinPLV, FODMAP)

¡Os prometí la receta de mis croquetas… y aquí la tenéis!

Lo primero que me gustaría decir es que siempre las hago a ojo…es decir no mido nada de nada para hacerlas…siempre salen diferentes, pero siempre igual de buenas. La cocina es mucha parte de «ciencia» pero otra parte muy importante es saber improvisar e idear sobre la marcha y esa es la parte que más me gusta a mí. Así es como yo entiendo la cocina y como surgen mis recetas. Me gusta ponerme en la cocina, sacar los ingredientes que quiero usar o que tengo que usar porque llevan tiempo en la nevera y entonces me dejo llevar por mi instinto o por lo que se me ocurre en ese momento … sin básculas, ni libros, ni recetas que seguir… añadiendo ingredientes poco a poco, probándolo todo y rectificando sobre la marcha. Esa soy yo.

Con esta receta podréis hacer las croquetas de lo que más os guste. Yo las suelo hacer de pollo porque son la estrella de la casa, pero estas vacaciones también las he hecho de salmón y están suuuuuper buenas. No os esperéis las típicas croquetas bechamelosas, líquidas con trocitos diminutos de relleno… esas no son estas croquetas. Estas croquetas son contundentes, con mucho relleno y poca bechamel… ¡Así nos gustan en esta casa!

Ingredientes para la masa de las croquetas:

  • 2 cucharadas de harina de arroz
  • 2 cucharadas de almidón de maíz
  • Margarina o aceite de oliva
  • Leche vegetal de elección (almendra sin azúcar ni edulcorante, arroz, nuez…) o leche de vaca sin lactosa depende de vosotros.
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Opcionales: pizca de canela, nuez moscada, especias de vuestra elección….

Ingredientes para el «huevo» (si podéis comer huevo usar huevo):

Proporciones a ojo, tiene que quedar una mezcla líquida y la cantidad la vamos preparando sobre la marcha según vemos que nos hace falta.

  • Almidón de maíz
  • Agua

Rebozado:

  • Pan rallado: podéis usar de dos texturas diferentes para que queden más crujientes… a mí me gusta utilizar el pan rallado clásico y el krunchy de Esguir. También podéis añadir semillas para aportar un toque crujiente.

Opciones de relleno:

Os voy a explicar cómo las hago de pollo y de salmón y las demás opciones os las dejo a vuestra imaginación 😉

  1. Pollo: tenéis varias opciones desde aprovechar la carne de hacer caldo (buenísima opción en invierno), utilizar pollo a l’ast (quedan espectaculares) o comprar pechugas de pollo y hacerlas a la plancha con especias, por ejemplo.
  2. Salmón: comprar lomos de salmón frescos y cocinarlos como queráis… yo los hago en el lekue con especias, pero los podéis hacer a la plancha también. Cocinarlos como queráis pero que os queden jugosos (no super secos). A las de salmón acordaros de añadirle sal que el salmón es un pescado tirando a dulce y la bechamel también es dulzona…  Podéis además añadirle cebollino fresco o alguna otra hierba aromática que os guste como por ejemplo el estragón.

Ahora tenemos que triturar el pollo o el salmón. A mí me gusta hacerlo a mano… con el salmón imprescindible porque así de paso controlamos que no se nos cuela ninguna espina. Con el pollo podemos hacerlo en versión lenta, pero con mejor resultado o versión rápida (queda rico igual pero la textura es diferente) o podemos combinar las dos técnicas que es lo que yo suelo hacer.

Para hacerlo a mano: vamos separando mechas de carne con los dedos (como hilos de carne). Con la pechuga veréis que esto es más fácil que con el muslo. Las partes del muslo las podemos hacer con el robot de cocina o picadora. Metemos trozos de carne de pollo y damos unos cuantos pulsos con la picadora. No tiene que quedar como una pasta… sino más bien como granulado grueso y desigual (así la textura de las croquetas mola más).

Preparación de la masa:

  1. En un cazo ponemos dos cucharadas de margarina o un chorrito generoso de aceite oliva. Podemos poner un poco y luego añadir si vemos que falta. Poner a fuego lento. Cuando se haya derretido la margarina, añadimos las harinas y la sal y removemos todo el rato para que no se pegue y para que toda la harina se impregne (no tiene que estar bañada) solo un pelín húmeda por el aceite/margarina y la tostamos un poco para que no sepa a crudo.
  2. Añadir la leche a temperatura ambiente. Ir añadiéndola poco a poco sin dejar de remover vigorosamente la mezcla para que no os queden grumos. La cantidad total de leche dependerá del tamaño de vuestras cucharadas de harina…por eso no pongo cantidad. Pero serán entre 100 y 200 ml aproximadamente. La mezcla os tiene que quedar densa. Textura similar a un puré de patatas denso. ¿Como evitamos los grumos si lo hacemos a mano? Pues yo siempre acabo pasándolo por la batidora…así me queda sin grumos y con una textura homogénea.

Preparación de las croquetas:

Lo más importante para conseguir la textura ideal de las croquetas y que la masa se pueda manipular bien es recordar siempre lo siguiente: «Masa sobre relleno. Nunca, relleno sobre masa». ¿Esto que quiere decir? Pues que con una misma preparación de masa podemos hacer croquetas de varios tipos diferentes, y la cantidad dependerá de la cantidad de relleno que tengamos preparado… cada día puede ser diferente. Podemos hacer unas pocas un día y otras pocas al día siguiente por ejemplo… o utilizar la masa que sobre para hacer canelones. Si le añadimos más leche tendremos una salsa bechamel para aprovechar en otros platos.

  1. En un bol poner el relleno e ir echando cucharadas de masa y removiendo hasta que tengamos una textura pastosa pero manipulable con las manos. Es mejor ir poco a poco y asegurarnos de la textura porque si nos queda muy líquida será casi imposible manipularla y tendríamos que rectificar añadiendo más relleno… y sino tenemos en el momento… se complica un poco… jajjaja! Si os pasa, que no cunda el pánico… podemos dejarlo así en la nevera y al día siguiente añadirle más pollo…lo único que pasará es que tendremos más croquetas… jajaja!
  2. La mezcla de masa y relleno la tenemos que manipular en frío. La dejamos reposar un rato en nevera o toda la noche según cuando las empecemos a preparar.
  3. Vamos cogiendo porciones de la mezcla y damos forma con las manos con los mínimos movimientos posibles (tampoco es plastilina). Si nos cuesta un poco manejar la masa puede ayudarnos tener las manos húmedas o enharinadas (las dos opciones funcionan bien, aunque a mí me gusta más húmedas).
  4. Ahora pasamos las croquetas por la mezcla de almidón de maíz y agua (o huevo si podéis) y seguidamente por el pan rallado con movimientos rápidos para que reboce por todas partes igual. Podemos repetir este paso otra vez más una vez secas para un extra de crujiente (a veces lo hago… a veces no.… depende de las ganas que tengáis… pero probarlo en alguna para que veáis el efecto ;))
  5. Ahora podéis guardar las croquetas en la nevera, congelarlas o freírlas directamente para comer. Si las congeláis no hace falta que las descongeléis para freírlas, las ponéis directamente.

Fotos:

Espero que os gusten mucho y que no se os haya hecho muy larga la entrada… 🙂

Galletas Digestive Sin gluten, sin leche y sin huevo

Estas galletas me encantan!!! 

BOLLONUTS (bollitos dulces) SG, SL, SH, V, FODMAP

BOLLONUT (definición): bollo dulce de textura muy suave y abundante miga tierna y blanquita con ligero toque de canela. Lo podemos hacer natural o relleno de chocolate para los más golosos. Es un bollo perfecto para desayunos, meriendas y tentempiés dulces. No tienen corteza lo que los hace perfectos para los pequeños dientes de los más pequeños de la casa [Piru Vocabulario].

Os preguntaréis de dónde viene este nombre «Bollonut» …  Pues es una fusión  de la palabra «Bollo» y «Donut». Os voy a contar la historia de esta receta.

Estaba ojeando Facebook y no hacían más que salirme publicaciones de donuts/berlinas y me entró antojo (aunque nunca me han gustado… la vida sin gluten es así de curiosa…a veces se te antoja comer cosas que antes no te gustaban pero como ahora no puedes comerlas….pues quieres). Entonces vi una publicación de los maravillosos donuts sin gluten que hacen en el curso de El Espiritu del Bosque (Madrid) y la versión sin gluten, sin leche y sin huevo que hace María Sevillano Galan de Sabor Natural (Cádiz). Intenté buscar la receta y me encontré con una publicación de Zuzana donde nos explicaba su versión de la receta que había bautizado como «Nonuts». Y esta sería la receta base que utilicé para hacer los Bollonuts!

Los tuneos que hice vinieron dados por una seríe de condiciones: quería hacerlos sin gluten, sin leche, sin huevo, sin lácteos, bajos en fructosa (la receta original llevaba 87.5g de azúcar más el glaseado), sin freír, y sin tener que esperar mucho para que leven.

De esta forma fue como nacieron los Bollonuts!

INGREDIENTES (para unos 9 bollitos de 65-70g):

  • 200 g de almidón de maíz
  • 50 g de harina de arroz
  • 8 g psyllium
  • 8 g goma xantana
  • 63 g de margarina
  • 40g de azúcar BC* (o el doble si usas azúcar regular)
  • 2 g de lecitina de soja (o 2 yemas si queréis/podéis usar huevo)
  • 12.5 g de levadura fresca de panadería
  • 200 ml de leche vegetal
  • 2 bolsas de asar
  • Opcionales: pizca de canela, aroma de vainilla, onzas de chocolate para hacerlos rellenos, etc.

*Cada bollito contendrá 4,4 g de azúcar.

Consejos para hacer unos bollitos más neutros: no usar canela ni vainilla, ni azúcar. Cómo mucho poner una cucharadita pequeñita de azúcar o un chorrito de sirope de arroz.

PREPARACIÓN:

  1. En un bol mezclar el almidón de maíz, la harina de arroz, el psyllium, la goma xantana y una pizca de canela.
  2. En otro recipiente templar la leche y disolver la levadura. Dejar espumar.
  3. Añadir la lecitina de soja y batir bien hasta que se disuelva. Añadir el azúcar y batir con la batidora de mano espumando la mezcla. Batir hasta que todo el azúcar se disuelva todo el azúcar.
  4. Añadir la mantequilla blandita y seguir batiendo. Añadir el aroma de vainilla si queremos ponerlo.
  5. Añadir la mezcla de ingredientes secos poco a poco e ir amasando con la ayuda de un robot amasador, o con una espátula a mano.
  6. Una vez bien incorporados todos los ingredientes y aireado bien la masa la dejamos reposar tapada con un paño húmedo en un lugar cálido (en verano es fácil) y sin corrientes de aire. Lo dejaremos levar hasta que doble el tamaño.
  7. Volver a amasar durante 1 o 2 minutos para desgasificar la masa.
  8. Enharinar ligeramente una superficie plana y volcar la masa. Espolvorear un poco  de harina de arroz por encima de la masa y dividirla en 9 porciones de aproximadamente 65-70 g. Darle forma de bollito y mantener tapados con un paño húmedo mientras vas formando el resto para que no se resequen.
  9. Para hacerlos rellenos de chocolate: aplanas ligeramente cada porción de masa, colocas dentro dos onzas de chocolate y lo envuelves con la masa como si fuera un paquete. Ciérralo bien para que no se salga el chocolate durante la cocción.
  10. Una vez tenemos todos los Bollonuts formados los metemos en bolsas de asar que previamente untamos ligeramente por dentro con aceite. Puedes poner 4 en una bolsa y 5 en otra bolsa de asar. Cierras bien las bolsas y las pones sobre la bandeja del horno.
  11. Metemos la bandeja con las bolsas de asar en el horno frío y lo programamos a 180 ºC durante 30 minutos. Según tu horno el tiempo puede variar entre 20-35 minutos. Son pequeños así que se harán rápido y vigila que no se te quemen mucho solo que cojan un calorcito dorado.
  12. Una vez horneados sacamos la bandeja del horno y abrimos con cuidado las bolsas de asar (cuidado! el vapor que sale quema!). Colocamos nuestros Bollonuts sobre una rejilla y mientras están calientes los pintamos con margarina por encima.
  13. Para que no quede corteza y se queden super blanditos el truco es dejarlos enfriar bien tapados con papel film.
  14. Una vez se han enfriado ya los podemos destapar y guardar congelados para que estén perfectos cuando vayas a comerlos. Si no los congelas, los puedes envolver en film y guardar en bolsa de zip pero al día siguiente ya no son lo mismo….están blanditos y comestibles pero no es lo mismo. Si los pones en el microondas 10 segundos recuperan su ternura pero no te lo comas caliente o te lo dolerá la tripa. Si lo prefieres también los puedes tostar y comerlos con mermelada y queso fresco.

wp-image-2103830191jpg.jpg

Bollonuts tapados con papel film.

Espero que os gusten mucho!!! Disfrutadlos!!

 

Spaghettis con chorizo ibérico (SG, SL, SH, FODMAP, SIN MAIZ)

Volvemos a las recetas saladas! Ya está bien de dulces…. jejeje!

Hacía mucho tiempo que no comía pasta no por nada en especial….pero, un día por otro al final no llegaba la ocasión. Parece mentira pero tenemos más opciones de las que pensáis…  entre el mijo, el trigo sarraceno, la quinua y el arroz…pues me olvido de la pasta.

En esta receta he utilizado los spaghetti de quinua y arroz de Quinua Real que venían en la Naturbox de Primavera. No los había probado hasta ahora y el resultado me ha sorprendido muchísimo!!! El sabor muy muy conseguido y la textura también! Nada de romperse ni apelmazarse! En definitiva me han encantado y creo que he encontrado «Los Spaghetti».

El otro ingrediente estrella de esta receta es otro de los productos que venían en la Naturbox de Primavera, el chorizo ibérica de La Sierra de Monfrague (sin gluten, sin lactosa y sin proteína de leche de vaca). Y tengo que decir que me ha dejado sin palabras… Sólo con abrir el sobre desprende un aroma IMPRESIONANTE !! Un chorizo de calidad. Hacía mucho tiempo que no comía chorizo porque me cuesta mucho encontrarlo apto y en este formato loncheado.

La receta esta inspirada en los macarrones que hacían mi padre ( bueno, se siguen haciendo…pero yo ya no como..). En casa de mis padres los macarrones van con tomate, carne picada y chorizo y después  por encima queso rallado. Mmmmmm…!!! Que rico!! Cuando abrí el sobre de chorizo me transporté a mi infancia y hasta podía saborear esos macarrones tan ricos (jejejej! que poderosa es la mente!).

En esta ocasión he preferido hacer el plato más minimalista para que se pudieran percibir más intensamente todos los sabores sin que nada lo camuflara.

Ahora que ya os he soltado el rollo…..vamos con la receta!

INGREDIENTES:

  • Chorizo cular ibérico (La Sierra de Montfrague), cantidad al gusto
  • Spaghetti de arroz y quinua (Quinua Real)
  • Parmesano Vegano (VioLife)
  • Cebollino, sal y aceite

PREPARACIÓN:

  1. Poner a cocer los spaghetti en abundante agua con sal y un chorrito de aceite durante 13 minutos (al dente).
  2. Mientras cortar con unas tijeras el chorizo y reservar.
  3. Una vez ha pasado el tiempo de cocción de la pasta apagar el fuego y escurrir los spaghetti con la ayuda de un colador. A continuación lavar con agua fría y dejar escurrir.
  4. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y echamos el chorizo. freír ligeramente a fuego medio. Ya veréis como va soltando aceitito rico de color rojo.
  5. Añadir los spaghetti, añadir sal al gusto  y cocinar todo junto sin parar de remover durante 1-2 minutos como mucho que no se os peguen y que no se queme mucho el chorizo. Es un visto y no visto pero de esta forma los spaghettis se impregnan del sabor del chorizo.
  6. Emplatado: Poner los spaghetti con chorizo en un plato. Añadir un poco de cebollino cortado pequeñito y unas escamas de parmesano vegano (cogemos el parmesano y lo rallamos). Para terminar puedes añadir unas gotitas de aceite de oliva en crudo.

Espero que os guste tanto como a mi! A disfrutarlo!

Bizcocho con Stevia (SG, SL, SH, V, SF, SS, FODMAP)

Tenía muchas ganas de probar la stevia como edulcorante en repostería horneada y por fin llegó el día! Y llegó de la mano de la tienda Amali Productos con Stevia (http://amaliecodulces.es)  y la Naturbox de Primavera.

Como pudistéis ver en la entrada que publiqué el mes pasado sobre la Naturbox de Primavera, uno de los productos que venía era Stevia liquida pura en unos sobrecitos monodosis. Pues ese es el ingrediente estrella de esta receta.

Para esta prueba me he basado en mi receta de Bizcocho vegano sin gluten (ver receta) variando muy muy poquito. Esta receta la he hecho ya muchas muchas veces y me encanta. Es la que mejor me sienta y la que más me gusta. Me gusta tanto que es mi desayuno prácticamente cada día (así de hermosa me estoy poniendo, jejee).

Por último, recordaros que no toda la stevia es apta. La stevia sólo tiene que llevar esteviósidos y rebaudiósidos (extraidos de la stevia) y agua (si es líquida) o algún agente de carga («algo en polvo que abulte, que de volumen») si es en polvo. La gran mayoría de la stevia que existe en el mercado va mezclada con algún otro edulcorante que no es apto como por ejemplo eritritol. Son estos otros compuestos añadidos a la propia stevia la que la hacen incompatible con el proceso de horneado. A altas temperaturas estos edulcorantes, que no son aptos para hornear, se degradan y generan un gusto amargo que estropea el producto.

Otra cosa importante a la hora de hornear con stevia es tener en cuenta que será mejor usar tiempos de horneado cortos y no excesivamente altos. Por eso motivo os recomiendo que en lugar de hacer un bizcocho entero hagáis porciones pequeñas en moldes individuales. El molde de Lékué con 8 porciones (triangulitos) va genial para esta receta.

En cuanto al sabor, nos tenemos que acostumbrar… la stevia tiene un sabor muy particular pero vamos a intentar camuflarlo con limón y más adelante con cacao. Al primer mordisco, el bizcocho parece que no esté dulce pero después te queda ese regusto de stevia dulzón en la boca. Por ese motivo este bizcocho encaja genial en el desayuno, acompañado de un café con leche o un cortado sin nada de azúcar ni edulcorantes. Ya sabéis, al principio tenemos que volver a educar a nuestros paladar a los nuevos sabores pero la suerte ese proceso es muy rápido!! 

Pues ahora vamos ya con la receta, no?

INGREDIENTES:

  • 100 g almidón de maíz
  • 200 g harina de arroz
  • 300 mL de leche vegetal de arroz (o la que gustéis)
  • 150 mL de aceite de oliva suave
  • 5-6 sobres monodosis de stevia pura (podéis comprarla aquí)**
  • Ralladura de un limón o de una naranja o mitad y mitad
  • Vainilla (1/2 vial de aroma Dr.Oetker o vainilla pura en polvo*)
  • 1 sobre y medio de levadura de repostería (24 g)

* Sino tenéis podéis coger una vaina de vainilla y abrirla por la mitad para extraer el polvillo.

** Sino tenéis o no queréis usar stevia podéis usar Azúcar BC (70 g) o azúcar de caña (140 g aproximadamente).

PREPARACIÓN:

Os voy a explicar como lo hago yo en mi horno pero ya sabéis que cada horno es diferente y vosotr@s lo conocéis mejor que nadie). Al final os pondré una nota con las temperaturas que uso en el horno de casa de mis padres (horno convencional, muy potente).

  1. Encender el horno a 200ºC, arriba y abajo.
  2. En un recipiente pesar el almidón de maíz y la harina de arroz. Añadir la levadura y mezclar bien.
  3. En otro recipiente (idealmente uno que vaya graduado en mL) medir 300 mL de leche vegetal. A continuación añadir el aceite de oliva hasta llegar a 450 mL, es decir añadir 150 ml de aceite.
  4. En este mismo recipiente añadir la stevia liquida, la ralladura de limón y opcionalmente la vainilla.
  5. Si os apetece podéis añadirle un chorrito de zumo de limón (le da un toque extra).
  6. Batir los ingredientes líquidos hasta obtener una mezcla homogénea.
  7. A continuación ir añadiendo la mezcla de ingredientes secos con una cuchara, poco a poco, y batiendo entre cada adición para evitar grumos y para que la mezcla sea lo más homogénea posible. Repetir hasta terminar toda la mezcla de ingredientes secos.
  8. Batir bien bien con la turmix. Cuanto mejor mezclado esté mejor os quedará.
  9. Colocar el/los molde(s) sobre la rejilla del horno y repartir la mezcla. Ponerle un papel de aluminio por encima (como una cueva) para evitar que se queme por arriba y que pueda subir correctamente.
  10. Meter la rejilla con los moldes (con cueva) al horno, a altura media pero tirando para abajo. Cerrar rápidamente la puerta y programar unos 35 minutos.
  11. Hornear 10 minutos y bajar la temperatura a 190ºC. Hornear 10 minutos y bajar a 180ºC y hornear hasta el final a esta temperatura. Los últimos 5 minutos podéis retirar el papel de aluminio para que coja colorcito por arriba.
  12. Para verificar que esta cocinado, introducir un palillo en el bizcocho. Si sale limpio es que ya está.
  13. Sacarlo del horno y dejar enfriar tapado con un paño de cocina limpio. Cuando haya enfriado un poco (es muy blandito y sino se romperá) podéis sacarlo del molde y dejarlo enfriar fuera del molde para que no se humedezca (sobretodo si utilizais silicona).
  14. Para conservarlo yo envuelvo cada porción en papel film y después lo meto en bolsas de congelación con zip, quitando el máximo aire posible. Dejo fuera dos o tres porciones y el resto lo congelo. Aguanta muy bien fuera del congelador ya veréis… 3 días más o menos.

Consejos de horneado en horno convencional potente. Encender con calor arriba y abajo a unos 180ºC. Cuando metamos el bizcocho (a altura media) cambiamos a calor solo abajo y bajamos la temperatura a unos 150ºC más o menos. Hacemos el gradiente de temperatura igual que lo explico arriba para terminar en unos 120ºC más o menos (de forma progresiva). Aproximadamente tarda el mismo tiempo, unos 30-35 minutos.

Os aconsejo que hagáis primero la receta base y después podéis ir haciendo cambios. Dentro de poco os pondré la receta para hacer el bizcocho marmolado así que tenéis que ir cogiéndole el truco a la receta para poder hacer el siguiente!!!

Todos a comer bizcocho!!! Y lo mejor es que encima es bajo en calorías!! Perfecto para la operación bikini, jejeje!

Bueno pues ya esta!!! Espero que os guste y lo disfrutéis! Besitos!!

Juego de Blogueros 2.0: Sopa Thai de Zanahoria

image

 

Ya está aquí! ya estamos de vuelta con el #juegodeblogueros !! Y este mes Los Mundos de Piru también puede participar!! Me encanta y estoy muy contenta de formar parte de este juego, de este grupo de blogueros cocineros de los que cada mes aprendo truquillos y me deleitan con sus pedazo de recetas que siempre son originales y estan muy bien ejecutadas….de aquí a Master Chef chic@s!

Queréis saber cual es el ingrediente con el que jugamos este mes?? La ZANAHORIA !

Este mes empiezo a escribir pronto que sino el tiempo se me echa encima…. y es que al final siempre acabo escribiendo y programando la entrada el día anterior por la noche…. y eso no puede ser!!

En esta ocasión quería hacer una receta que no fuera un postre….porque esta cabecita mía siempre acaba maquinando un postre…y más con este ingrediente! Tengo que aclarar que yo soy totalmente de postre, si pudiera, comería solo postres….jajajajaj. Así que, obviamente, lo primero que me vino a la cabeza es el Carrot Cake (lo adoro! Y es un postre que se puede adaptar para hacerlo apto para intolerantes al gluten y a la lactosa e incluso se puede hacer vegano sin demasiada complicación! Pero pensé que era demasiado «fácil» y me apetecía afrontar el reto de hacer una receta donde el ingrediente del mes fuera el claro protagonista sin muchos más ingredientes que lo enmascarasen. En este juego se trata de que investiguemos el ingrediente elegido, juguemos con él y lo hagamos protagonista de la receta sin olvidar que el objetivo es aprender, descubrir nuevas recetas, nuevos enfoques y sobretodo disfrutar y divertirse!!

Ahora os dejo con unas aclaraciones para los seguidores de la dieta baja en FODMAPs ya que es sabido que la zanahoria es un ingrediente controvertido. Recordad que si tenéis dudas las podéis dejar en los comentarios e intentaré responderos lo antes posible.

Aclaraciones para dieta baja en FODMAP: 

Seguro que los que seguís mi blog pensáis esta chica…..se ha vuelto loca del todo… En serio nos propone una crema/sopa de verdura? Y no de cualquier verdura…de zanahoria? Pues si!! No estoy loca (bueno…un poco si… pero no tiene que ver con el uso de la zanahoria..)!!

La zanahoria es considerado un ingrediente apto y generalmente bien tolerado. Esto quiere decir que deberemos testar nuestra tolerancia a este ingrediente pero teniendo en cuenta que no partimos de un ingrediente no apto. Como ya os he comentado en otras ocasiones, tan importante es el contenido en fructosa, sorbitol y glucosa en el producto como lo es la ración y el resto de ingredientes con los que lo mezclamos. De acuerdo con la Monash University una ración de hasta 61 g (que corresponderían a una zanahoria mediana) sería considerada una ración totalmente apta (luz verde). Con los ingredientes de la receta tendremos 2-3 raciones (dependiendo de la textura final) de sopa de zanahoria, así que el plato final se puede considerar apto.

Para facilitar la absorción de la fructosa añadimos la sémola de arroz (que descubrimiento! me encanta!). El arroz, nuestro gran amigo. Acordaros de la importancia de compensar fructosa y glucosa en un mismo plato.

Finalmente, vamos a hablar de la leche de coco. La leche de coco apta es la que viene en lata y la Monash University a testado una ración de hasta 125 ml y los resultados dan luz verde para contenido en oligosacaridos, fructosa, polioles y lactosa. En la receta utilizaremos 200 ml, así que por ración de sopa estaríamos ingiriendo una cantidad de leche de coco dentro de la ración considerada como apta.

Y después de esta aclaración quien no quiere probar un platito de esta rica sopa thai de zanahoria?!

Vamos, a por la receta!

INGREDIENTES:

  • 3 zanahorias medianas
  • 1/2 taza de sémola de arroz
  • 1/2 lata de leche de coco (200 ml)
  • Agua (cantidad según la textura que nos guste)
  • Cebollino fresco (cantidad al gusto)
  • 1 cucharadita de cafe de aceite de coco (no es imprescindible)
  • Sal
  • Especias al gusto (yo he utilizado curcuma y asofoetida)

 

image

 

PREPARACIÓN:

  1. Pelamos y cortamos la zanahoria y la cocemos. La podéis cocer en un cazo u olla con agua o en el Lékué al vapor en el microondas.
  2. En un cazo ponemos la leche de coco y aproximadamente 200 ml de agua. Añadimos un puñadito de cebollino fresco picadito y calentamos hasta que empiece a hervir.
  3. Añadir la sal y las especias
  4. A continuación añadimos la sémola de arroz y con el fuego al minimo removemos hasta que empiece a espesar un poco.
  5. Retiramos del fuego y añadimos la zanahoria cocida.
  6. Triturar todo junto agregando agua si es necesario hasta obener la textura.
  7. Enplatar con un poco de cebollino fresco y unas semillas de cañamo. Y como no, al final un chorizo de aceite en crudo le queda genial! Os recomiendo que probéis el aceite de oliva virgen extra con extracto de licopeno (lo podéis comprar en www.soytodosin.es)

image

Espero que hayáis disfrutado de la receta y ahora os invito a que visitéis al resto de participantes en el Juego de Blogueros de este mes porque son maravillosos.

Rosamary: https://alacartemenus.wordpress.com/
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Sandra: https://justfoodlovers.wordpress.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Sara: http://www.recetasandco.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

Logo juego de blogueros rojo fondo transparente blog 400x272px

Pannacota (SG, SL, SH, SS, FODMAP…)

image

Hoy os traigo un postre para variar un poco…. Porque el No yogur esta bueno…pero en la variedad está el gusto así que hoy os propongo una pannacota que os va a encantar!!

Desde que la hice por primera vez se ha convertido en un indispensable en mi nevera.

Para hacerla he usado la leche de coco (de lata) porque es más espesa que las otras leches vegetales y le aporta mejor textura. Podéis usar otra leche vegetal si queréis pero quizás deberíais poner una lámina más de gelatina por si acaso.

Lo mismo para la nata, he utilizado nata para cocinar de coco pero podéis utilizar de nata para cocinar de arroz o nata vegana para montar o la que encontréis o tengáis a mano. Eso si, el sabor cambiará dependiendo de la materia prima que pongáis.

La podéis hacer de diferentes tipos: «neutra» (sin añadidos, sólo nata y leche) o de sabores añadiendo alguna frutita apta (yo la he probado con kiwi y con arándanos y mix de los dos y muy buena) o un poco de cacao en polvo, vainilla…. O lo que se os ocurra.

Por supuesto podéis hacer este postre con otras frutas como por ejemplo fresas, melón cantalupo, frambuesas, etc

Y ahora ya os dejo con la receta!!😁😁

INGREDIENTES (salen 4-5 tamaño vaso yogur de cristal):

– 1-2 kiwis o 1 kiwi y un puñadito de arándanos (por ejemplo)
– 1 brick de 200 ml de nata de coco para cocinar (yo, Isola Bio)
– 1/2 lata de leche de coco (200 ml)
– 5 láminas de gelatina neutra
– edulcorante al gusto (yo, 4-5 sobres de 1g de edulcorante de mesa)

PREPARACIÓN:

1) Pelar y cortar en dados los kiwis o la fruta elegida.

2) Poner las laminas de gelatina a hidratar. En un recipiente colocar las laminas de gelatina y cubrir con agua fría. Dejar reposar unos 5-10 minutos.

3) En un recipiente adecuado incorporar los kiwis pelados y troceados (o la fruta elegida), la nata de coco y la leche de coco. Batir con la turmix hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos (solo quedaran las semillitas del kiwi).

4) Poner esta mezcla en un cazo a fuego lento y calentar sin que llegue a hervir. Ir removiendo de vez en cuando.

5) Una vez que la gelatina está hidratada y la mezcla de kiwi y coco esta caliente retiramos del fuego y añadimos las laminas de gelatina (previamente bien escurridas). Remover hasta disolver e incorporar la gelatina por completo.

6) Añadir el edulcorante una vez retirado del fuego para evitar que se degrade y genere mal sabor.

7) Batir la mezcla nuevamente para integrar todos los ingredientes por completo y dejar que se atempere ligeramente.

8) Volver a batir para incorporar un poco de aire a la mezcla.

9) Repartir en vasitos y tapar con papel de aluminio.

10) Dejar que se enfríen por completo antes de meterlos en la nevera.

11) Guardar los vasitos en la nevera. Yo suelo prepararlos por la tarde noche y así al día siguiente ya estan cuajados y fresquitos.

Listos para tomar!!

Espero que os gusten.

Juego de blogueros 2.0: Noyogur de chocolate con mermelada de naranja

image

Pues ya estamos de vuelta con el juego de blogueros!

Para este mes de enero el ingrediente estrella ha sido la naranja! Seguro que ha dado mucho juego y el resto de blogs que participa en el #juegodeblogueros nos sorprenden con grandes recetas tanto dulces como saladas. No os las perdáis!

Rosamary: https://alacartemenus.wordpress.com/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Aisha: http://cocinadeaisha.blogspot.com.es/
Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
Mònica: http://dulcedelimon.com
Rebeca: http://enganchadosalacocina.wordpress.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Bela: http://facilconbela.blogspot.com.es/
Josu: http://gordonauta.com/
Silvia: http://kuinetes.com/
Diego: http://lamejormaneradehacer.blogspot.com.es/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Carolina: http://lasrecetasdecarol.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/
Silvia: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Sara: http://www.recetasandco.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Jokin: http://thecookinglab.es/
Silvia: http://unapizcadena.wordpress.com/

En esta ocasión he optado por un postre rápido, fácil y sin necesidad de horno. Se trata de un «Noyogur», es decir, un yogur que no es yogur con mermelada de naranja casera en la base.

La mermelada, sino tenéis ninguna restricción alimentaria podéis hacerla de la forma tradicional o incluso comprarla. Para la dieta FODMAP lo mejor es hacerla casera para controlar el azúcar que se añade y el tipo de azúcar. A continuación os explicó como hacer una mermelada, en esta ocasión de naranja, casera y apta.

Mermelada de Naranja Casera:

– 1 naranja pelada a trocitos (si es pequeña podéis poner dos)
– 1 cucharada sopera de zumo de limón
– 1/2 taza de agua
– 1 cucharada sopera de semillas de chia molida (yo, linwoods)
– Edulcorante o azúcar al gusto

1) Poner en el vaso de la batidora la fruta fresca y lavada y triturara hasta hacer un puré fino.

2) Añadir las semillas de chia molida (van a aportar esa textura característica de la mermelada).

Si vais a usar azúcar podéis añadirla ahora. Si vais a usar edulcorante no.

3) Añadir el zumo de limón y el agua.
Poner en un cazo a fuego lento y remover hasta que espese.

4) Retirar del fuego, añadir el edulcorante y pasar la mermelada a un recipiente adecuado (un bote de cristal con tapa).

5) Dejar enfriar un poco y cerrar la tapa.

6)Dejar enfriar por completo y guardar en nevera.

Ahora os dejo con la receta del Noyogur de chocolate:

INGREDIENTES:

– 500 ml de leche vegetal
– 4 cucharadas soperas de almidón de mandioca dulce (yo, Yoki)
– Canela en rama (1 si es grande, 2 si son pequeñas)
– La piel de una naranja
– Para endulzar yo he usado 1 cucharada sopera de Nevella, que es un edulcorante a base de sucralosa y stevia con probiótico*
– Aroma de vainilla (yo, Dr. Oetker)
– 2 tiras de chocolate negro (yo, plamil)
– Mermelada de naranja casera u otra que tengáis y podáis tomar o podéis omitirla.

* si podéis o queréis podéis usar la misma cantidad de azúcar o poner poco a poco el edulcorante que uséis hasta que esté a vuestro gusto.

El edulcorante que yo he usado tiene la misma equivalencia que el azúcar en volumen (ojo, no en gramos). Es decir, una cucharada de edulcorante equivale al dulzor de una cucharada de azúcar.

PREPARACIÓN:

1) Poner en un cazo 350 ml de la leche vegetal. Añadir la canela en rama y la piel de una naranja recién cortada. Cocinar a fuego lento para que infusione (sin hervir).

Si vais a usar azúcar la podemos añadir en este paso. Si vais a usar edulcorante no.

2) En un vaso disolvemos el almidón de mandioca en el resto de leche vegetal.

3) Cuando rompa a hervir la mezcla que tenemos en el fuego lo apagamos, quitamos la canela y la naranja y retiramos del fuego. Seguidamente añadimos la mezcla de almidón y leche vegetal y también es el momento de añadir el edulcorante y el aroma de vainilla (4-5 gotitas) y remover rápidamente para que se incorpore.

Porque no ponemos antes el edulcorante? Porque son sensibles al calor y se podría descomponer dejando mal sabor.

Enseguida espesa por eso no es necesario mantenerlo en el fuego o se espesaría demasiado. Pero, sino os espesa, ponerlo a fuego lento sin parar de remover hasta que espese.

4) Dejar que se enfríe un poco y añadir el chocolate rallado y remover. Al añadir el chocolate rallado de deshace y queda una cremita de naranja y chocolate tremenda!!

4) Si queréis poner mermelada. Poner una cucharada sopera de mermelada en el fondo de los vasitos que vayamos a usar. A continuación ir repartiendo el noyogur en los vasitos de forma equitativa.

A mi, personalmente, en esta ocasión la mermelada me ha sobrado. Era demasiado sabor a naranja y la crema de chocolate ya estaba infusionada en naranja…por si sola estaba requetebuena!!

Yo he reciclado los vasitos de cristal de los yogures y me han salido 4 completitos.

Taparlos con papel de aluminio o con la tapa, si tiene. Si los tapamos evitamos que se haga el telo o costra.

Una vez fríos ya podemos guardarlos en la nevera y disfrutar!!

Saludos desde Los Mundos de Piru!!

Noyogur con mermelada de frutos del bosque

image

Otro postre súper rico para darnos un gustazo después de la cena mientras vemos un ratito la tele o para merendar o para lo que queráis!!

Yo he preparado una mermelada de frutos del bosque para ponerla en la base pero sino os apetece hacerla, no tenéis o simplemente no queréis ponerla no hay ningún problema….no es necesaria me apetecía esta combinación.

Es una receta totalmente vegana. Y apta para muchos ya que es sin gluten, sin lactosa, sin plv, sin huevo, sin soja, sin maíz, sin frutos secos, sin sorbitol..y como cada vez me encuentro más intolerantes al arroz… También sin arroz. He utilizado frutas aptas en la dieta baja en FODMAPs y en unas cantidades apropiadas para mantener un nivel adecuado por vasito.

Receta de mermelada de frutos del bosque:

– 200 g frutos del bosque frescos (50g de arándanos, 50g de frambuesa y 100g de fresa por ejemplo)
– 1 cucharada sopera de zumo de limón
– 1/2 taza de agua
– 1 cucharada sopera de semillas de chia molida (yo, linwoods)
– Edulcorante o azúcar al gusto

1) Poner en el vaso de la batidora la fruta fresca y lavada y triturara hasta hacer un puré fino.

2) Añadir las semillas de chia molida (van a aportar esa textura característica de la mermelada).

Si vais a usar azúcar podéis añadirla ahora. Si vais a usar edulcorante no.

3) Añadir el zumo de limón y el agua.
Poner en un cazo a fuego lento y remover hasta que espese.

4) Retirar del fuego, añadir el edulcorante y pasar la mermelada a un recipiente adecuado (un bote de cristal con tapa).

5) Dejar enfriar un poco y cerrar la tapa.

6)Dejar enfriar por completo y guardar en nevera.

image

Espero que os guste y que lo disfrutéis mucho! Os dejo con la receta del Noyogur! Por cierto el nombre es cosa de Dany Faccio (Singlutenismo), gracias!😘

INGREDIENTES:

– 500 ml de leche vegetal
– 4 cucharadas soperas de almidón de mandioca dulce (yo, Yoki)
– Canela en rama (1 si es grande, 2 si son pequeñas)
– Tiras de piel de limón (3-4)
– Para endulzar yo he usado 1 cucharada sopera de Nevella, que es un edulcorante a base de sucralosa y stevia con probiótico*
– Aroma de vainilla (yo, Dr. Oetker)
– Mermelada de frutos del bosque casera u otra que tengáis y podáis tomar o podéis omitirla.

* si podéis o queréis podéis usar la misma cantidad de azúcar o poner poco a poco el edulcorante que uséis hasta que esté a vuestro gusto.

El edulcorante que yo he usado tiene la misma equivalencia que el azúcar en volumen (ojo, no en gramos). Es decir, una cucharada de edulcorante equivale al dulzor de una cucharada de azúcar.

PREPARACIÓN:

1) Poner en un cazo 350 ml de la leche vegetal. Añadir la canela en rama y 3-4 tiritas de piel de limón recién cortada. Cocinar a fuego lento para que infusione (sin hervir).

Si vais a usar azúcar la podemos añadir en este paso. Si vais a usar edulcorante no.

2) En un vaso disolvemos el almidón de mandioca en el resto de leche vegetal.

3) Cuando rompa a hervir la mezcla que tenemos en el fuego lo apagamos, quitamos la canela y el limón y retiramos del fuego. Seguidamente añadimos la mezcla de almidón y leche vegetal y también es el momento de añadir el edulcorante y el aroma de vainilla (4-5 gotitas) y remover rápidamente para que se incorpore.

Porque no ponemos antes el edulcorante? Porque son sensibles al calor y se podría descomponer dejando mal sabor.

Enseguida espesa por eso no es necesario mantenerlo en el fuego o se espesaría demasiado.

4) Si queréis poner mermelada. Poner una cucharada sopera de mermelada en el fondo de los vasitos que vayamos a usar. A continuación ir repartiendo el noyogur en los vasitos de forma equitativa.

Yo he reciclado los vasitos de cristal de los yogures y me han salido 4 completitos.

Taparlos con papel de aluminio o con la tapa, si tiene. Si los tapamos evitamos que se haga el telo o costra.

Una vez fríos ya podemos guardarlos en la nevera y disfrutar!!

Os aconsejó que no probéis el noyogur antes de ponerlo en los vasitos…..o no os quedará! Porque os lo comeréis directamente!! Jajajajjaja!! (A mi casi me pasa….😂😂😂).

image

Saludos desde Los Mundos de Piru!!