Bizcocho con Stevia (SG, SL, SH, V, SF, SS, FODMAP)

Tenía muchas ganas de probar la stevia como edulcorante en repostería horneada y por fin llegó el día! Y llegó de la mano de la tienda Amali Productos con Stevia (http://amaliecodulces.es)  y la Naturbox de Primavera.

Como pudistéis ver en la entrada que publiqué el mes pasado sobre la Naturbox de Primavera, uno de los productos que venía era Stevia liquida pura en unos sobrecitos monodosis. Pues ese es el ingrediente estrella de esta receta.

Para esta prueba me he basado en mi receta de Bizcocho vegano sin gluten (ver receta) variando muy muy poquito. Esta receta la he hecho ya muchas muchas veces y me encanta. Es la que mejor me sienta y la que más me gusta. Me gusta tanto que es mi desayuno prácticamente cada día (así de hermosa me estoy poniendo, jejee).

Por último, recordaros que no toda la stevia es apta. La stevia sólo tiene que llevar esteviósidos y rebaudiósidos (extraidos de la stevia) y agua (si es líquida) o algún agente de carga (“algo en polvo que abulte, que de volumen”) si es en polvo. La gran mayoría de la stevia que existe en el mercado va mezclada con algún otro edulcorante que no es apto como por ejemplo eritritol. Son estos otros compuestos añadidos a la propia stevia la que la hacen incompatible con el proceso de horneado. A altas temperaturas estos edulcorantes, que no son aptos para hornear, se degradan y generan un gusto amargo que estropea el producto.

Otra cosa importante a la hora de hornear con stevia es tener en cuenta que será mejor usar tiempos de horneado cortos y no excesivamente altos. Por eso motivo os recomiendo que en lugar de hacer un bizcocho entero hagáis porciones pequeñas en moldes individuales. El molde de Lékué con 8 porciones (triangulitos) va genial para esta receta.

En cuanto al sabor, nos tenemos que acostumbrar… la stevia tiene un sabor muy particular pero vamos a intentar camuflarlo con limón y más adelante con cacao. Al primer mordisco, el bizcocho parece que no esté dulce pero después te queda ese regusto de stevia dulzón en la boca. Por ese motivo este bizcocho encaja genial en el desayuno, acompañado de un café con leche o un cortado sin nada de azúcar ni edulcorantes. Ya sabéis, al principio tenemos que volver a educar a nuestros paladar a los nuevos sabores pero la suerte ese proceso es muy rápido!! 

Pues ahora vamos ya con la receta, no?

INGREDIENTES:

  • 100 g almidón de maíz
  • 200 g harina de arroz
  • 300 mL de leche vegetal de arroz (o la que gustéis)
  • 150 mL de aceite de oliva suave
  • 5-6 sobres monodosis de stevia pura (podéis comprarla aquí)**
  • Ralladura de un limón o de una naranja o mitad y mitad
  • Vainilla (1/2 vial de aroma Dr.Oetker o vainilla pura en polvo*)
  • 1 sobre y medio de levadura de repostería (24 g)

* Sino tenéis podéis coger una vaina de vainilla y abrirla por la mitad para extraer el polvillo.

** Sino tenéis o no queréis usar stevia podéis usar Azúcar BC (70 g) o azúcar de caña (140 g aproximadamente).

PREPARACIÓN:

Os voy a explicar como lo hago yo en mi horno pero ya sabéis que cada horno es diferente y vosotr@s lo conocéis mejor que nadie). Al final os pondré una nota con las temperaturas que uso en el horno de casa de mis padres (horno convencional, muy potente).

  1. Encender el horno a 200ºC, arriba y abajo.
  2. En un recipiente pesar el almidón de maíz y la harina de arroz. Añadir la levadura y mezclar bien.
  3. En otro recipiente (idealmente uno que vaya graduado en mL) medir 300 mL de leche vegetal. A continuación añadir el aceite de oliva hasta llegar a 450 mL, es decir añadir 150 ml de aceite.
  4. En este mismo recipiente añadir la stevia liquida, la ralladura de limón y opcionalmente la vainilla.
  5. Si os apetece podéis añadirle un chorrito de zumo de limón (le da un toque extra).
  6. Batir los ingredientes líquidos hasta obtener una mezcla homogénea.
  7. A continuación ir añadiendo la mezcla de ingredientes secos con una cuchara, poco a poco, y batiendo entre cada adición para evitar grumos y para que la mezcla sea lo más homogénea posible. Repetir hasta terminar toda la mezcla de ingredientes secos.
  8. Batir bien bien con la turmix. Cuanto mejor mezclado esté mejor os quedará.
  9. Colocar el/los molde(s) sobre la rejilla del horno y repartir la mezcla. Ponerle un papel de aluminio por encima (como una cueva) para evitar que se queme por arriba y que pueda subir correctamente.
  10. Meter la rejilla con los moldes (con cueva) al horno, a altura media pero tirando para abajo. Cerrar rápidamente la puerta y programar unos 35 minutos.
  11. Hornear 10 minutos y bajar la temperatura a 190ºC. Hornear 10 minutos y bajar a 180ºC y hornear hasta el final a esta temperatura. Los últimos 5 minutos podéis retirar el papel de aluminio para que coja colorcito por arriba.
  12. Para verificar que esta cocinado, introducir un palillo en el bizcocho. Si sale limpio es que ya está.
  13. Sacarlo del horno y dejar enfriar tapado con un paño de cocina limpio. Cuando haya enfriado un poco (es muy blandito y sino se romperá) podéis sacarlo del molde y dejarlo enfriar fuera del molde para que no se humedezca (sobretodo si utilizais silicona).
  14. Para conservarlo yo envuelvo cada porción en papel film y después lo meto en bolsas de congelación con zip, quitando el máximo aire posible. Dejo fuera dos o tres porciones y el resto lo congelo. Aguanta muy bien fuera del congelador ya veréis… 3 días más o menos.

Consejos de horneado en horno convencional potente. Encender con calor arriba y abajo a unos 180ºC. Cuando metamos el bizcocho (a altura media) cambiamos a calor solo abajo y bajamos la temperatura a unos 150ºC más o menos. Hacemos el gradiente de temperatura igual que lo explico arriba para terminar en unos 120ºC más o menos (de forma progresiva). Aproximadamente tarda el mismo tiempo, unos 30-35 minutos.

Os aconsejo que hagáis primero la receta base y después podéis ir haciendo cambios. Dentro de poco os pondré la receta para hacer el bizcocho marmolado así que tenéis que ir cogiéndole el truco a la receta para poder hacer el siguiente!!!

Todos a comer bizcocho!!! Y lo mejor es que encima es bajo en calorías!! Perfecto para la operación bikini, jejeje!

Bueno pues ya esta!!! Espero que os guste y lo disfrutéis! Besitos!!

Anuncios

6 comentarios en “Bizcocho con Stevia (SG, SL, SH, V, SF, SS, FODMAP)

  1. ¡Hola!
    Tengo una dudilla, en relación a la harina de arroz, si no es posible utilizarla por intolerancia, ¿por qué tipo de harina podría cambiarla? ¿Alguna idea?
    ¡Un saludo piru! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Ainagasin! Vaya que mala suerte que no puedas tomar harina de arroz….. En ese caso yo utilizaría quizás harina de maíz si puedes. Yo no lo he probado así…pero puede funcionar. Tendrás que revisar la consistencia final por si necesitara más líquido… En ese caso añade más leche vegetal poco a poco hasta obtener la consistencia habitual de la masa de bizcocho. Si lo pruebas nos cuentas que tal! Saludos!

      Me gusta

  2. Pingback: Bizcocho con Stevia (SG, SL, SH, V, SF, SS, FODMAP) – apserranoblog

  3. Pingback: Bizcocho de Cacaolat | Los Mundos de Piru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s