Re-introduciendo Productos-2: El Pepino

Ya hace unos días que introduje la granada con buenísimos resultados! De momento me quedo con mi ración segura de una-dos cucharadas soperas de granitos de Granada. Nuevo alimento incluido en mi dieta!!

Recordar que cuando probéis algo y después de unos días no presentéis síntomas ya podéis considerarlo parte de vuestra dieta segura en la cantidad probada.

El próximo alimento elegido para re-introducir en mi dieta es el pepino. Como podéis ver en la captura de pantalla de la aplicación de la Monash University, el pepino es un alimento con luz verde. Muchos de nosotros pensamos que el pepino no es apto…Pero de acuerdo con la información de la Monash University es un alimento MuyMuy APTO! Que sorpresa! Es más, al analizarlo no se detectan polialcoholes, fructanos, galactanos, lactosa o fructosa.

Tengo que reconocer que me encanta el pepino…siempre me ha gustado mucho!! Me lo como, igual que mi madre, con sal y aceite! Así solito como para picar está tremendo!

El otro día paseando por el Lidl me he encontré con unos minipepinos al lado de los tomatitos cherry. Que mejor forma de probar el pepino que con unos mini pepinos. Son monísimos!

La ración de pepino recomendada por la Monash es de 64g. Así que yo voy a probar con un mini pepino incluido en mi ensalada de espinaca baby (a la que también le voy a añadir una cucharada de granos de Granada).

Experiencia:

1. He incluido un mini pepino en una de mis ensaladas (con ingredientes APTOS EN MI DIETA SEGURA: espinaca baby, calabacin, tomate cherry, granada y cebollino).

Que delicia volver a saborear el pepino!! Casi se me había olvidado lo rico que está ….

Lo he tolerado perfectamente! Así que estoy muy contenta!! Mi ensalada cada vez tiene más ingredientes 🙂

De momento nos quedamos con un mini pepino por comida. Me parece más que suficiente para un plato.

¿Os animáis? ¿Me contáis vuestra experiencia con el pepino?

Re-introduciendo Productos: La granada

He visto esta bandeja de granitos de Granada y no me he podido resistir!!

Últimamente estoy bastante bien de la tripita así que toca seguir avanzando e introducir alguna cosita nueva.

Las granadas se consideran «no aptas» en general. PERO recordar que a veces hay raciones seguras para algunos productos y éste es uno de esos casos. Como veis una ración de 38g de granitos de Granada se considera APTO 😊 .

Recordar: No os limitéis más de lo necesario, escuha a tu cuerpo y come con moderación.

Experiencia:

  1. Primer contacto: Introduje una cucharada sopera de granitos de Granada revueltos en una de las ensaladas bajas en FODMAP que me suelo preparar y que ya sé que me sientan bien. Y me sentó muy bien así que ya sé que de momento esa es mi ración segura de Granada. Pasados dos días de la ingesta y sin haber incorporado nada más sigo sin presentar síntomas así que ración segura que se suma a mi dieta! Estoy muy feliz! En unas semanas probaré aumentar la ración al doble a ver que pasa…

    Cuando aumente la ración os actualizaré la entrada.

    Que me decís? Os animáis a probar un poquito de Granada?

    Re-introduciendo Productos

    Hola!
    Los que me seguís por Facebook e Instagram sabréis que últimamente estoy mucho mejor de la tripa!! Hace ya un tiempo que se mantiene plana, sin esos síntomas tan molestos…. y sin dolor (lo más importante). Además ya empiezo a tolerar cantidades más grandes de las frutas y verduras incluidas en mi dieta.
    Teniendo todo esto en cuenta, he decidido que es el momento de volver a introducir algunos alimentos nuevos a mi dieta segura!!

    Compartiré cada uno de los alimentos que pruebe como una entrada diferente, siempre bajo esta categoría del blog «Dieta FODMAP». 

    Espero que sigáis mi diario de re-introducción de alimentos y, quién sabe, quizá os animáis a probar alguno vosotros también… 

    Sobretodo tener en cuenta que todos somos diferentes y que no todos estamos en el mismo punto de evolución de la intolerancia. Todos los alimentos que voy a poner SIEMPRE están considerados como APTOS de forma general o bien en una ración determinada (cuando el alimento se clasifica como no apto). Yo me guío por la clasificación y recomendaciones de la Monash University.

    Espero que os guste esta nueva sección y que os sea de utilidad.

    Juego de Blogueros 2.0: Sopa Thai de Zanahoria

    image

     

    Ya está aquí! ya estamos de vuelta con el #juegodeblogueros !! Y este mes Los Mundos de Piru también puede participar!! Me encanta y estoy muy contenta de formar parte de este juego, de este grupo de blogueros cocineros de los que cada mes aprendo truquillos y me deleitan con sus pedazo de recetas que siempre son originales y estan muy bien ejecutadas….de aquí a Master Chef chic@s!

    Queréis saber cual es el ingrediente con el que jugamos este mes?? La ZANAHORIA !

    Este mes empiezo a escribir pronto que sino el tiempo se me echa encima…. y es que al final siempre acabo escribiendo y programando la entrada el día anterior por la noche…. y eso no puede ser!!

    En esta ocasión quería hacer una receta que no fuera un postre….porque esta cabecita mía siempre acaba maquinando un postre…y más con este ingrediente! Tengo que aclarar que yo soy totalmente de postre, si pudiera, comería solo postres….jajajajaj. Así que, obviamente, lo primero que me vino a la cabeza es el Carrot Cake (lo adoro! Y es un postre que se puede adaptar para hacerlo apto para intolerantes al gluten y a la lactosa e incluso se puede hacer vegano sin demasiada complicación! Pero pensé que era demasiado «fácil» y me apetecía afrontar el reto de hacer una receta donde el ingrediente del mes fuera el claro protagonista sin muchos más ingredientes que lo enmascarasen. En este juego se trata de que investiguemos el ingrediente elegido, juguemos con él y lo hagamos protagonista de la receta sin olvidar que el objetivo es aprender, descubrir nuevas recetas, nuevos enfoques y sobretodo disfrutar y divertirse!!

    Ahora os dejo con unas aclaraciones para los seguidores de la dieta baja en FODMAPs ya que es sabido que la zanahoria es un ingrediente controvertido. Recordad que si tenéis dudas las podéis dejar en los comentarios e intentaré responderos lo antes posible.

    Aclaraciones para dieta baja en FODMAP: 

    Seguro que los que seguís mi blog pensáis esta chica…..se ha vuelto loca del todo… En serio nos propone una crema/sopa de verdura? Y no de cualquier verdura…de zanahoria? Pues si!! No estoy loca (bueno…un poco si… pero no tiene que ver con el uso de la zanahoria..)!!

    La zanahoria es considerado un ingrediente apto y generalmente bien tolerado. Esto quiere decir que deberemos testar nuestra tolerancia a este ingrediente pero teniendo en cuenta que no partimos de un ingrediente no apto. Como ya os he comentado en otras ocasiones, tan importante es el contenido en fructosa, sorbitol y glucosa en el producto como lo es la ración y el resto de ingredientes con los que lo mezclamos. De acuerdo con la Monash University una ración de hasta 61 g (que corresponderían a una zanahoria mediana) sería considerada una ración totalmente apta (luz verde). Con los ingredientes de la receta tendremos 2-3 raciones (dependiendo de la textura final) de sopa de zanahoria, así que el plato final se puede considerar apto.

    Para facilitar la absorción de la fructosa añadimos la sémola de arroz (que descubrimiento! me encanta!). El arroz, nuestro gran amigo. Acordaros de la importancia de compensar fructosa y glucosa en un mismo plato.

    Finalmente, vamos a hablar de la leche de coco. La leche de coco apta es la que viene en lata y la Monash University a testado una ración de hasta 125 ml y los resultados dan luz verde para contenido en oligosacaridos, fructosa, polioles y lactosa. En la receta utilizaremos 200 ml, así que por ración de sopa estaríamos ingiriendo una cantidad de leche de coco dentro de la ración considerada como apta.

    Y después de esta aclaración quien no quiere probar un platito de esta rica sopa thai de zanahoria?!

    Vamos, a por la receta!

    INGREDIENTES:

    • 3 zanahorias medianas
    • 1/2 taza de sémola de arroz
    • 1/2 lata de leche de coco (200 ml)
    • Agua (cantidad según la textura que nos guste)
    • Cebollino fresco (cantidad al gusto)
    • 1 cucharadita de cafe de aceite de coco (no es imprescindible)
    • Sal
    • Especias al gusto (yo he utilizado curcuma y asofoetida)

     

    image

     

    PREPARACIÓN:

    1. Pelamos y cortamos la zanahoria y la cocemos. La podéis cocer en un cazo u olla con agua o en el Lékué al vapor en el microondas.
    2. En un cazo ponemos la leche de coco y aproximadamente 200 ml de agua. Añadimos un puñadito de cebollino fresco picadito y calentamos hasta que empiece a hervir.
    3. Añadir la sal y las especias
    4. A continuación añadimos la sémola de arroz y con el fuego al minimo removemos hasta que empiece a espesar un poco.
    5. Retiramos del fuego y añadimos la zanahoria cocida.
    6. Triturar todo junto agregando agua si es necesario hasta obener la textura.
    7. Enplatar con un poco de cebollino fresco y unas semillas de cañamo. Y como no, al final un chorizo de aceite en crudo le queda genial! Os recomiendo que probéis el aceite de oliva virgen extra con extracto de licopeno (lo podéis comprar en www.soytodosin.es)

    image

    Espero que hayáis disfrutado de la receta y ahora os invito a que visitéis al resto de participantes en el Juego de Blogueros de este mes porque son maravillosos.

    Rosamary: https://alacartemenus.wordpress.com/
    Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
    Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
    Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
    Mónica: http://dulcedelimon.com
    Inma: http://entre3fogones.com/
    Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
    Sandra: https://justfoodlovers.wordpress.com/
    Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
    Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
    Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/
    Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
    Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
    Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
    Sara: http://www.recetasandco.com/
    Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
    Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

    Logo juego de blogueros rojo fondo transparente blog 400x272px

    INTOLERANCIA FRUCTOSA Y SORBITOL

    Captura de pantalla 2016-04-07 a las 21.17.12

    El otro día encontré una publicación muy interesante sobre la intolerancia a la fructosa y al sorbitol. Explican muy bien y de forma fácil los conceptos básicos sobre la intolerancia a la fructosa, diagnostico, tratamiento y diferencia entre malabsorción de fructosa primaria y secundaria y diferencia entre malabsorción de fructosa y fructosémia (intolerancia hereditaria a  la fructosa)

    Creo que es una información muy necesaria porque continúa habiendo mucha des-información en este campo.

    Espero que os aclare dudas y cualquier pregunta que tengáis la podéis dejar en comentarios e intentaré resolverla.

    Os dejo con la lectura!

     

    Introducción. Conceptos básicos.

    La fructosa es un monosacárido, también conocido como levulosa o azúcar de las frutas y la miel. Durante la década de los 70 comenzó a comercializarse como edulcorante para diabéticos ya que tiene una alta capacidad endulzante y menos calorías que la glucosa y sacarosa. Sin embargo estudios en los años 80 mostraban que las personas que seguían dietas ricas en este monosacárido desarrollaban con más frecuencia un síndrome metabólico: obesidad, diabetes tipo II, hiperuricemia con gota y aumento de colesterol y triglicéridos en sangre. Esto se debe a que la fructosa necesita ser metabolizada en el hígado, donde se acumula finalmente en forma de glucógeno. Además la fructosa, a diferencia de otros azúcares, sacia mal el apetito.

    Molécula-de-fructosa

    Estructura molecular de la Fructosa   

    El sorbitol o glucitol es un alcohol azúcar que se encuentra de forma natural en las algas rojas y en las hojas y frutos de las plantas de la familia rosaceae como son las peras, manzanas, ciruelas, membrillos, ciruelas, melocotones y otros duraznos (como los albaricoques). Se usa como edulcorante, espesante y humectante, destacando su alta capacidad de endulzar aportando pocas calorías. Por lo tanto es fácil encontrarlo en productos dietéticos, zumos comerciales, medicamentos, chicles y gominolas, bollería industrial, galletas, pasta de dientes, surimi, etc.

    La malabsorción de fructosa se produce por el déficit del transportador intestinal específico para la fructosa GLUT5, una proteína codificada genéticamente presente en el borde en cepillo de las células intestinales (enterocitos) y cuya misión es introducir la fructosa desde la luz del intestino delgado al interior de éstas. Este transporte es facilitado y por tanto ocurre sin consumo de energía y es dependiente de la concentración de fructosa en la luz intestinal (osmosis).  Pero el mecanismo de absorción de la fructosa es aún más complejo ya que interviene otro transportador no específico y compartido con la glucosa y galactosa, el GLUT2 presente en la zona basal del enterocito, cuya misión es pasar la fructosa, glucosa y galactosa de la célula a la sangre. Este transporte también es pasivo, es decir sin consumo de energía y depende de la concentración de glucosa en la célula intestinal y la sangre, así como de los niveles de insulina liberada. Por tanto unos altos niveles de glucosa en la luz intestinal y por tanto en el enterocito, estimula el GLUT2 y facilita de forma significativa también el transporte de la fructosa. Esto explicaría porque en presencia de glucosa se pueden absorber altas cantidades de fructosa sin dificultad, pero si no hay glucosa la absorción de fructosa disminuye considerablemente (hasta un 80-90%). Este mecanismo es el que explica que intolerantes a fructosa puedan tomar sin dificultad sacarosa o azúcar común, compuesta por glucosa y fructosa, ya que la mezcla de ambos en la luz intestinal y por tanto después en el enterocito facilita la actuación de los transportadores de la fructosa de una forma significativa. Sin embargo la mezcla con sorbitol dificulta aún más la absorción de fructosa, ya que ambos compiten por el mismo transportador GLUT5.

    Transporte-intestinal-de-la-fructosa

    El transportador GLUT-5 presente en el borde en cepillo de las células intestinales y el transportador GLUT-2 presente en la zona basal del enterocito, son necesarios para la absorción de fructosa.

       

    La malabsorción de sorbitol, como la de la fructosa, se produce también por un déficit del transportador intestinal específico. No obstante, incluso en la personas sin este déficit, solo se puede absorber una cantidad limitada de este azúcar, aproximadamente unos 20-25 gramos, por lo que en personas sanas superar este margen puede producir también síntomas.

       La intolerancia a fructosa son los síntomas asociados a esta malabsorción, ya que la fructosa no absorbida pasa al colon, donde las bacterias intestinales la someten a un proceso de fermentación con la liberación de gases como el hidrógeno, dióxido de carbono y metano, así como ácidos grasos de cadena corta y agua.

       La intolerancia la sorbitol son los síntomas asociados a la malabsorción de este, siendo estos muy similares a los de la fructosa.

     

    Frecuencia de esta intolerancia.

    No se conoce la frecuencia real de estos tipos de intolerancia, pero se calcula que en mayor o menor medida puede afectar entre un 40 a 60% de la población, sin que se identifiquen claros factores geográficos o raciales como ocurre en la intolerancia a lactosa.

     

    Tipos de intolerancia.

    Existen dos tipos fundamentales de intolerancia: primaria y secundaria.

     La intolerancia primaria se produce por un déficit de la enzima transportadora y se cree que va mediada genéticamente, desarrollándose a lo largo de la vida.

      La intolerancia secundaria no está codificada genéticamente y se debe a la presencia de una enfermedad intestinal que daña el borde en cepillo de la mucosa intestinal de forma transitoria aunque también puede ser permanente. Así es común en las gastroenteritis, sobrecrecimiento bacteriano, enfermedad inflamatoria intestinal, enteritis por radiación y celiaquía.

     

    La intolerancia a la fructosa y la fructosemia son enfermedades completamente diferentes.

    La fructosemia o también llamada intolerancia hereditaria es una enfermedad muy rara (1 de cada 30.000 nacimientos), mediada genéticamente de forma autosómica recesiva. Ésta nada tiene que ver con la intolerancia a la fructosa, ya que no se produce por una malabsorción de ésta sino por una incapacidad del hígado para su metabolización por déficit de la fructosa-1,6-difosfoaldolasa o aldolasa B. Los síntomas aparecen generalmente cuando el lactante comienza a consumir azúcar común, fructosa o sorbitol aunque a veces aparecen un poco más tarde. Lo característico de la enfermedad es el desarrollo de hipoglucemias graves y generalmente muy sintomáticas, con dolor abdominal, calambres, irritabilidad, somnolencia, vómitos, falta de apetito y baja ganancia ponderal. Si con el tiempo no se corrige la enfermedad con una dieta estricta sin fructosa, se desarrollará ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas) y finalmente una enfermedad hepática y renal grave.

    La fructosuria benigna o esencial es una enfermedad aún más rara (1 de cada 120.000 nacimientos) y se produce por un déficit hepático de fructoquinasa, una enzima que actúa en la metabolización de la fructosa. En estos pacientes la fructosa se mantiene muy elevada en la sangre hasta que se elimina finalmente por la orina, donde alcanza grandes concentraciones. Afortunadamente es asintomática y no produce hipoglucemias ni daño hepático ni renal, por lo que no suele precisar dieta estricta como la fructosuria.

    Metabolismo-hepático-fructosa

    La fructosa en el hígado sufre un proceso de metabolización regulado por dos enzimas. Su déficit produce la fructosémia y la fructosúria.

     

    Síntomas de la intolerancia.

    Como en la intolerancia a la lactosa, los producen las sustancias liberadas en la fermentación de la fructosa y sorbitol en el colon y consisten fundamentalmente en: dolor, distensión y balonamiento abdominal,  meteorismo y flatulencia (gases), borborigmos (movimientos y ruidos intestinales) y con cierta frecuencia diarrea. Algunos pacientes pueden presentar náuseas con vómitos, cefaleas y en ocasiones incluso puede agravar el estreñimiento (sobre todo en aquellos pacientes que tienen una flora intestinal que produce de forma predominante gas metano).

    La desnutrición y perdida de peso son poco probables, aunque en los niños más intolerantes puede condicionar un retraso en el desarrollo y crecimiento. La presencia de heces ácidas puede determinar la aparición de eritema perianal y escozor deposicional.

    El tiempo de latencia entre la ingesta del alimento con fructosa y/o sorbitol y la aparición de los síntomas es variable y depende de lo que tarde en llegar el azúcar no absorbido al colon. Así, en aquellas situaciones en los que el vaciamiento gástrico e intestinal esté favorecido, los síntomas pueden aparecer a los 30 minutos de la ingesta. Sin embargo, cuando el producto con fructosa y/o sorbitol se mezcla con otros alimentos o se toma al final de una comida, en los casos de estenosis del píloro, enfermedades que afecten al vaciado gástrico o movimiento intestinal (como la diabetes o esclerodermia), etc., aparecerán los síntomas más allá de las 3 o 4 horas de la ingesta.

    Además hay que tener en cuenta que tanto el grado de malabsorción (que depende del déficit de enzima transportadora y de la mezcla de azucares en la luz intestinal) como el grado de intolerancia (que depende de la sensibilidad intestinal) es variable de unos pacientes a otros y no siempre van relacionados. Así por ejemplo, pacientes con elevada sensibilidad intestinal (como ocurre en el síndrome de intestino irritable) suelen tener muchos síntomas aunque su grado de malabsorción no sea muy alto y también puede ocurrir todo lo contrario, es decir que se tenga una franca malabsorción de fructosa y/o sorbitol pero que ésta provoque escasos síntomas.

     

    Diagnóstico

    Para el diagnóstico se precisa un alto grado de sospecha, debiéndose incluir en el diagnóstico diferencial de todas las enfermedades digestivas que cursen con síntomas predominantes de dolor y distensión abdominal, así como en aquellos casos que además hay alteraciones del ritmo intestinal. En los niños con importantes síntomas gastrointestinales y bajo desarrollo también hay que considerarla. Se puede decir que se trata de una síndrome muy frecuente (tal vez más que la intolerancia a la lactosa) pero que aún sigue siendo muy desconocido por pacientes y médicos, por lo que se considera que está claramente infradiagnosticada.

    El test de Hidrógeno espirado se puede considerar como la mejor prueba para el diagnóstico. Esta exploración es un test funcional ya que el papel de médico de digestivo en colaboración con un personal de enfermería entrenado es fundamental, no solo a la hora de evaluar la gravedad de la malabsorción sino también a la hora de valorar los síntomas que esta produce, lo que permitirá finalmente establecer un diagnóstico y dieta adecuada.

    El test se realiza con el paciente en un ayuno mínimo de 8 horas, estando solo permitido la ingesta en ese tiempo de agua. Además es conveniente que en las comidas de las últimas 24 horas no existan importantes cantidades de fruta, verdura o legumbres, que enlentecen el tránsito intestinal. También es necesario que la flora intestinal este intacta, por lo que en los últimos 7 a 10 días el paciente no habrá tomado antibióticos y en las últimas 24-48 no habrá tomado laxantes que se usan en la limpieza intestinal antes de una colonoscopia. Tampoco está permitido masticar chicles o tomar caramelos en horas previas o fumar 2 o 3 horas antes del estudio (el tabaco da falsos positivos en el test).

    El test en si consiste en la toma de una muestra de aire durante una espiración dentro de un pequeño aparato que contiene un sensor para el Hidrógeno, por lo que se trata de una técnica no invasiva y exenta de riesgos. Una vez conocido el valor basal se le administra al paciente una solución de fructosa, sorbitol o fructosa-sorbitol, siendo tal vez lo más adecuado lo último, ya que en los alimentos ambos azúcares suelen estar siempre combinados y aunque se genera un mayor riesgo de positivos no debemos olvidar que estos test son de provocación y lo que realmente debemos de evitar son los falsos negativos. Las dosis de cada azúcar dependen del método de cada laboratorio pero generalmente se usa unos 25 gramos de fructosa y 5 gramos de sorbitol, debiéndose corregir la dosis en el caso de que el paciente pese menos de 25 kilos (en estos casos se dará una dosis en función del peso que tenga en el momento del test). Posteriormente el paciente soplará de nuevo en el aparato que recoge las muestras cada 15-30 minutos durante un periodo de 2 a 3 horas, según los casos y según la evolución de los niveles de hidrógeno y síntomas.

    Además de registrar los niveles de hidrógeno de cada muestra, se deben de interpretar los síntomas que vayan apareciendo en el paciente durante el test e intentar correlacionarlos con la malabsorción. También en función de los niveles de hidrógeno es conveniente clasificar la malabsorción en leve, moderada y grave así como los síntomas que ésta produce en el paciente.

    La prueba de curva de glucemia tras la administración de fructosa y/o sorbitol también puede ser útil aunque es menos específico y es más costoso y molesto para el paciente, ya que precisa extracciones de muestra de sangre antes de la sobrecarga y cada medía hora durante las siguientes 2 o 3 horas.

    La biopsia intestinal y el estudio genético de momento no tienen utilidad actualmente en el diagnóstico de esta malabsorción.

     

    Tratamiento.

    Consiste fundamentalmente en una dieta pobre en fructosa y sorbitol, teniendo en cuenta  que las dietas demasiados estrictas solo suelen generar problemas ya que son difíciles de cumplir por el paciente y pueden además provocar problemas carenciales. Una dieta estricta por tanto solo estaría indicada en la fructosemia, una enfermedad que como veíamos antes, nada tiene que ver con la malabsorción e intolerancia a la fructosa que estamos tratando.

    Además a la hora de seguir una dieta hay que tener en cuenta que lo que más intolerancia genera es el exceso de fructosa de un alimento determinado y sobre todo la combinación con sorbitol, ya que estas son las dos condiciones mas desfavorables para su absorción. La sacarosa y los alimentos que contienen además de fructosa otros azúcares en mayor proporción suelen ser generalmente bien tolerados. (ver la explicación al inicio de la monografía).

    Por tanto las frutas que mayor intolerancia producen son la manzana, pera, ciruela, cereza y los duraznos como el melocotón y el albaricoque. También deben retirarse las frutas pasas y reducir el consumo de mermeladas, sobre todo las preparadas con fructosa y la carne de membrillo. Los chocolates, productos de bollería, zumos comerciales, medicamentos en jarabes y chicles o gominolas suelen también tener contenido en fructosa y/o sorbitol.  También se deben de evitar todos aquellos alimentos que en el etiquetado incluyan el E-420 (sorbitol).

    En cualquier caso la dieta debe ser individualizada y ajustarse siempre a las necesidades reales de cada paciente, siendo el objetivo fundamental mejorar la sintomatología con la menor restricción dietética posible, ya que de lo contrario podemos alterar sin motivo la calidad de vida del paciente, crearle incertidumbre sobre su enfermedad y generar problemas carenciales y nutricionales.

    Muffins con frambuesas y/o arándanos

     

    MUFFINS CON FRAMBUESAS Y/O ARÁNDANOS

    (Sin huevo, Sin gluten, Sin Lactosa, Sin Sorbitol y bajos en fructosa libre)

    Foto 04-03-15 23 21 47

    Ingredientes (8 uds. si quieres puedes doblar la receta):

    • 1 + ¼ Taza de harina sin gluten (yo Mix sin gluten para múltiples usos Gallo)
    • ½ Taza de azúcar blanco o de caña* (yo de caña)
    • ½ Cucharada sopera de levadura química
    • ½ Taza de mantequilla (yo ¼ mantequilla sin lactosa y ¼ margarina aceite oliva)
    • ¼ Taza + 2 cucharaditas de leche sin lactosa o vegetal (yo de arroz)
    • 1 huevo (yo 1 equivalente de huevo Orgran)**
    • ¼ cucharita de canela
    • ½  cucharita de vainilla en polvo
    • Unas frambuesas y/o arándanos frescos (opcional)

    *Si no toleras el azúcar puedes substituir por el equivalente del edulcorante que desees.

    ** Si no tienes el substituto de huevo Orgran, puedes usar una cucharada de lecitina de soja mezclada con dos de agua.

    Procedimiento:

    1. Precalentar el horno al máximo (en mi caso 220 ºC), arriba y abajo, sin ventilador
    2. Mezclar la mantequilla, el azúcar, la harina y la levadura en un bol grande. Apartar una porción ( ¼ taza más o menos) y añadirle la canela. Dejar el resto en el bol.
    3. En un bol pequeño mezclar la leche, el huevo y la vainilla.
    4. Agregar la mezcla líquida sobre la mezcla de ingredientes secos hasta obtener una masa homogénea. Agregar más leche si es necesario para obtener una buena textura.
    5. Rellenar las cápsulas de papel o los moldes de muffins, unos 2/3 del total.
    6. Añadirle a cada muffin las frambuesas y/o arándanos al gusto (yo tres arándanos a unas y a otras una frambuesa y un arándano por ejemplo). Con frambuesa quedan riquísimas la verdad…
    7. Ahora coger la porción reservada de la mezcla del paso 2 y hacer “pegotitos” con los dedos. Y repartir encima de los muffins.
    8. Meter los moldes en el horno. Hornear un total de 20-25 minutos de la siguiente manera: 5 minutos a 220 ºC, entonces bajar la temperatura a 200 y hornear 5 minutos más y bajar la temperatura a 180 ºC y mantener durante 10-15 minutos más.hacer la prueba del palillo salga seco.

    Mirad que buena pinta…..

                       Foto 04-03-15 21 49 06 Foto 04-03-15 21 50 54

    Y wuuuaaauuu que miga más tiernita

    Foto 04-03-15 22 29 12    Foto 04-03-15 22 29 09Foto 04-03-15 22 28 57

     Espero que probéis la receta y me contéis que tal os han quedado!!

    Saludos desde Los Mundos de Piru!!

    La lista de la compra

    Hola de nuevo!

    Para empezar bien el domingo voy a compartir algunos productos sin lactosa, fructosa ni sorbitol que podemos comprar en el supermercado.

    Después de ser diagnosticado con alguna intolerancia empiezas a pensar…..y ahora que puedo comer??
    Pero lo peor aún no ha llegado…entonces es cuando vas al supermercado y empiezas a leer todas las etiquetas (algunas interminables) y después de más de horas te encuentras en la caja del supermercado con el carro prácticamente vacío. Mis primeras experiencias en el supermercado como cliente intolerante fueron bastante duras….me desesperaba y me entraban ganas de llorar porque todo lo que quería comprar tenía sorbitol, azúcar o fructosa o leche….

    Poco a poco voy encontrando productos que podemos comer y que están muy ricos!! Así que para evitar depresiones y locuras transitorias….(jajajajajajaj) parece broma…pero no lo es voy a ir compartiendo con vosotr@s aquellos productos que vaya descubriendo.

    Espero que entre tod@s consigamos una buena lista!!!!